Decima Espinela

Historia

La décima es básicamente una composición poética de diez versos octosílabos. En forma de canción, la décima trovada, consiste de cuarenta y cuatro versos que incluyen una primera estrofa de cuatro versos y cuatro subsiguientes estrofas de diez versos que glosan la primera estrofa, terminando cada una de estas cuatro estrofas en un verso de la primera estrofa. Su rima, fijada por Vicente Espinel, poeta español del siglo 16, sigue le forma ABBAACCDDC. Por esta razón también se la llama a esta forma simplemente Espinela.

Cuando hablamos de versos octosilábicos, entendemos versos de ocho sílabas que terminan en una palabra ‘llana’, o sea, en los que la fuerza tónica recaiga sobre la penúltima sílaba del verso. Si la fuerza tónica cae en la última silaba (una palabra ‘aguda’), se la ‘añade’ una silaba al contaje de sílabas del verso. En ese caso el verso debe consistir de siete silabas, completando las ocho con la silaba ‘añadida’. Si por lo contrario, la fuerza tónica recae sobre la antepenúltima silaba del verso (una palabra ‘esdrújula’), se la ‘resta’ una silaba a la cuenta de sílabas del verso. En ese caso, el verso debe consistir de nueve silabas, menos la ‘sílaba’ que se resta haciendo ocho. Los diptongos, por supuesto, cuentan como una sola sílaba. Esto parece rebuscado hasta que el poema se lee o se canta en voz alta, entonces se hace obvio. (véase ejemplo abajo*)

El verso octosilábico tiene una larga y prestigiosa historia dentro de la poesía Española, y se puede encontrar en las primeras manifestaciones poéticas de la península en la poesía mozárabe y el zéjel judeo-andaluz. Luego se convirtió en el verso preferido de los poemas épicos medievales y, por resultado, de las baladas y romances antiguos y nuevos y en el verso preferido de los trovadores de las cortes.

La décima tiene una gran distribución por toda Latinoamérica en donde se declama y se canta la décima trovada, y ocupa un lugar significativo en la poesía popular, en donde trata de temas de interés social o históricos. Son muy populares en la décima trovada la picardía satírica en un duelo de decimas improvisadas con un contrincante en las famosas ‘controversias’ de Puerto Rico conocidas como payas en otros países. La forma musical de esta décima trovada adquiere variadas formas en distintos países.

Tal es la efectividad de esta forma poética, y su prestigio, que algunos de nuestros mayores escritores de los siglos de oro español la usaron y popularizaron, como Calderón de la Barca y Lope de Vega, mientras también se usó en pasquines y publicaciones periódicas de comentario social hasta principios del siglo XX.

De las referencias citadas, recomiendo el bello trabajo de www.eldesconcierto.cl para ver un gran y bello ejemplo de la décima usada en conjunto son otras formas artísticas.

************************************************************************************************************************

*Ejemplo: (ABBAACCDDC)

 

El Baile de la Viuda Alegre

Dijo la viuda al ratón (7+1=8; diptongo en “viuda al”)

“Dame la lata de soda, (8)

Parece que está de moda (8; diptongo en “que está”)

Beberla con un rumbón.” (7+1=8)

Sin ninguna pretensión (7+1=8)

Bailaba la Macarena. (8; diptongo en “bailando”)

Y el ratón con su quena (8)

Se nos puso muy melódico, (9-1=8)

Tocó un ritmito tan módico (9-1=8; diptongo en “Tocó un”)

Que mató a todos de pena. (8)

 

Referencias:

https://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%A9cima

https://en.wikipedia.org/wiki/D%C3%A9cima

https://mujertrova.blogspot.com/

https://www.eldesconcierto.cl/tendencias/2018/11/06/libro-en-decimas-de-artistas-chilenos-que-cambiaron-el-mundo.html